Por qué Aba Solleira

··· Carta a un cliente anónimo ···

Razones por las que querer probar Aba Solleira, un vino de la Ribeira Sacra

Para no arriesgarse a que cualquier lector pueda sentirse perdido delante de este post, aclararemos que esta es una reseña sobre Aba Solleira y por qué hablamos de él como un vino que representa a la Ribeira Sacra. No solemos dirigirnos en nuestro Blog directamente al consumidor como la tienda de producto gallego que somos, pero hoy es una ocasión especial porque precisamente se nos ha requerido, y pensamos que sería adecuado publicarlo para resolver cualquier duda que tenga ninguna persona sobre el buen rendimiento de este vino. Si os gustan este tipo de artículos, compartir, dar likes, e interpretaremos que queréis más contenido como este. Estaremos encantados de complaceros.

Bien, a muchos de vosotros quizás os pase que no sepáis mucho de vinos, o así lo consideráis. Y bueno, en realidad, incluso siendo un distribuidor vinícola, a nosotros también nos pasa, y seguimos aprendiendo día a día de pequeños gestos y pequeños acontecimientos como los que os relato a continuación. Porque puede parecer que el mundo del vino está alejado de nuestra capacidad de entendimiento, elevado para unos pocos, pero en el caso sobretodo del vino gallego, eso solo es una convención.

Los antecedentes son los siguientes:

Un cliente, digamos anónimo, nos hizo una consulta sobre las particularidades del Aba Solleira; de qué añada eran las botellas que vendíamos y especialmente preocupado por si “al ser un crianza” del 2017 no tendría problemas de mal estado. Nosotros enseguida quisimos hablar con la gente de la bodega para estar seguros de qué contestar en este caso, y la magia de este trabajo, del mundo del vino, nos sorprendió una vez más.

” Querida xareli25,

Le escribo con motivo de la llamada telefónica que recibimos aquí en Xadigal el otro día y que yo misma contesté, me temo, sin mucha solvencia. He tenido ocasión de informarme bien para poder atenderla con el mayor conocimiento de causa posible, y bueno, aquí están las conclusiones que saco tras una entretenidísima conversación con Carlos, ingeniero agrónomo y enólogo, dueño y fundador de Aba Solleira.

Sin duda Carlos es un tipo muy interesante que me contaba la naturaleza de su interés por hacer un vino como este. Resulta que él es navarro  y trabaja como “mercenario” en el sector, también es un señor muy bien formado y ligado al mundo académico vinícola que llegado a un punto, volcó su entusiasmo en un proyecto más personal, que no tanto buscaba el enriquecimiento económico sino una satisfacción interior a medida que progresaba en el camino. Durante la etapa universitaria conoció a la persona que se convertiría en su socia en todo esto, otra enóloga gallega con la que ahora está casado. De esta unión se entiende que Carlos eligiera, junto a Emilia, un terreno de la Ribeira Sacra para empezar la aventura y el riesgo de fundar su propia empresa.

Finca de Carlos y Emilia na Peroxa, Ribeira Sacra

Carlos, navarro, se casa con Emilia, gallega, y montan una bodega en la Ribeira Sacra

Porque la morriña llega hasta en el parentesco

Aba Solleira surge con un concepto muy claro. Persigue el equilibrio. El equilibrio entre la naturaleza, los suelos (que es lo único que ya estaba antes de todo, y que seguirá ahí después de todo), y la intención, por parte de Carlos y Emilia, de producir vino.  Para ellos se trata de defender su particular ideología o filosofía del “arte de hacer vino”. Me refiero a que podríamos decir que hablamos de una especie de experimento concienzudo sobre la vida, más transversal, que busca demostrar lo bien que pueden salir las cosas desde ese punto de vista tan suyo. 

Entienden que la mera pretensión de querer extraer algo de la tierra es muy delicado, y que deben tratar el proceso con mucho respeto, agradecimiento, y el mínimo impacto posible. Por eso el cultivo y la elaboración del Aba Solleira 2017 (primera añada) fue austero en intervención. Esa era la directriz, y así tomaron cada una de las decisiones que les llevó a presentar al mundo su botella. Mínima cantidad de sulfitos, criado en sus propias lías (“junto a la madre”)  durante 6 meses en depósitos de acero inoxidable, convierte al Aba Solleira en uno de los productos más ecológicos del mercado.

Aba Solleira persigue el equilibrio entre el trabajo del viticultor y la tierra

¿Por qué elegir criar en sus lías? ¿Por qué esa es una elección ecológica? Bien, pues porque sin duda es la elaboración más natural, la que cae de cajón cuando aún no conoces tus vides, cuando quieres saber exactamente lo que sale de la tierra en la que trabajas, cuando pretendes mantener de la manera más fehaciente posible la identidad del territorio que representa a tu proyecto. Criar en sus lías sería como decir criar junto a la madre o dejar reposar el vino en contacto con las levaduras que una vez fermentadas se depositan en el fondo, muertas, y que aportan al líquido una serie de facultades de incalculable valor.

ECO. Mínima intervención. Sin sulfitos. Criado en sus lías. Sabe a Ribeira Sacra

De todo esto yo no tenía ni idea hasta que me lo contó Carlos es su infinita amabilidad, pero parece ser que por lo tanto, el Aba Solleira no se consideraría ni de lejos un crianza, porque eso supondría que habría pasado por un envejecimiento total mínimo de 24 meses de los cuales 6 tendrían que ser en barrica. No se cumplen ninguno de los dos supuestos, por lo tanto no hay ningún miedo de que el vino se deteriore o esté en mal estado después de haberse mantenido un tiempo embotellado. De hecho, ese proceso junto a la madre, contribuye a mejorar el envejecimiento del vino en botella, que resulta ser muy digno. Aba Solleira, según su autor, tiene un periodo de consumo largo; de entre 2 y 3 años en sus óptimas condiciones, y hasta de 4 a 5 años en muy buenas condiciones. Para ser un vino joven, no está nada mal.

Luego está la cuestión del corcho. Carlos me cuenta que le hubiera gustado encorchar con un material más tradicional, sin tanto tratamiento térmico, para seguir con la idea más ECO, pero que desgraciadamente se decantó por un tapón a prueba de balas (DIAM 3), con un cien por cien de garantía en cuanto a durabilidad y funcionalidad. Prefería quedarse tranquilo en este aspecto, así que nada de corchos picados.

Gold Medal Gallaecia Mencia (Guía Paadin)

En palabras de Carlos el Aba Solleira no es un vino fácil de etiquetar, pero aún así convenció a muchísima gente y a muchísimos críticos alrededor del mundo, recibió una mención en la guía Paadin, con la Gold Medal Gallaecia Mencia, y yo lo probé esta tarde y está estupendo.

Aba Solleira no es un vino fácil de etiquetar, pero desde luego no es un mal vino

Carlos Rodriguez

Le animo a que usted también lo haga, y espero haber resuelto todas las dudas que le pudieran generar las especificaciones sobre este vino tan genial. Gracias a usted he aprendido muchísimo. Bueno, gracias a usted y a Carlos, que ha tenido mucha paciencia.

También le agradecemos haber contactado con nosotros, y ya sabe dónde nos puede encontrar para cualquier cosa que necesite.

Finalmente decirle que yo apostaría por Aba Solleira sin pensarlo.

Un cordial saludo,

El Departamento de Comunicación & Marketing de Xadigal “

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.